Buscar
  • Marielle Lamboglia

Reforcemos nuestra ventana

Estando involucrada en el mundo de la seguridad uno se topa con las estadísticas de acceso no autorizado (robos) a los hogares y es asombroso el número de robos que el perpetrador accesa por la ventana. Tiene sentido, a veces ponemos tanto esfuerzo en reforzar las puertas que descuidamos las ventanas. 


Analizando las vulnerabilidades de mi hogar llego a la conclusión de que precisamente debemos de reforzar las ventanas, entre otras medidas preventivas para mitigar la exposición al riesgo de robo sobre todo en estos tiempos de inseguridad. En casa me responden como todo dominicano, “Eso no va a pasarnos a nosotros” y por más que insisto deciden no tomar acción ante este potencial problema.


Días mas tarde mi vecina se levanta y no puede abrir los ojos, se siente mareada y cuando logra quitarse un líquido extraño de los ojos se da cuenta de que le han robado la televisión, joyas y dinero. ¿Puede usted adivinar por donde ingresó el malhechor? Así es, precisamente por la ventana. ¿Puede usted adivinar qué medidas de prevención tomaron todos mis vecinos, mis padres incluidos? Reforzar las ventanas.


Analizando este incidente, solo nos queda ¿La exposición al riesgo de acceso no autorizado a mi hogar cambió luego de que robaran en el piso de arriba? Si es el mismo riesgo, ¿Por qué no ponemos el famoso candado antes de que nos roben? Era menos costoso (y menos traumático) para mi vecina reforzar las ventanas antes de que le robaran. Tuvo que comprar una nueva televisión, perdió su dinero y sus joyas y al final tuvo que reforzar la ventana.


Lo mismo pasa en nuestras empresas, estamos expuestos a riesgos y no tomamos medidas porque no nos ha pasado antes. O peor aún, roban al vecino y no reforzamos nuestra ventana. Los puntos de acceso más vulnerables en las empresas a nivel general son casi los mismos que en las viviendas: las ventanas y la puerta principal aprovechando las debilidades del control de acceso. Muchos se hacen pasar por personal de mensajería, o hasta esas mismas personas observan su empresa y toman nota, otros toman este mismo beneficio mirando a través de sus ventanas y los más astutos conocen los horarios de cambios de turno y almuerzo y aprovechan estas brechas.



Estudios hechos a nivel mundial resaltan que el 56% de los defraudadores están dentro de su empresa y que el 69% de estos incidentes impacta directamente en los bienes de su empresa. ¿Será usted como mi vecina? O ¿Reforzará su ventana?

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo